Un joven que vivió cerca de Dios

El pasado 7 de noviembre de 2020 fue beatificado en la basílica de la Sagrada Familia de Barcelona Joan Roig y Diggle, un joven de 19 años del Masnou que murió mártir por amor a Dios.

God is with me!

Juan era un joven normal, estudiante y trabajador, que no se detuvo ante ningún obstáculo para transformar el mundo con el Amor de Dios, hasta dar su propia vida en martirio. ¿Y cómo lo hizo? Siendo un verdadero amigo de Jesús y un enamorado de la eucaristía.

Apóstol de niños, jóvenes y obreros

Juan era un apóstol incansable. Vivía la fe con un gran sentido de comunidad y procuraba dedicar todo su tiempo libre a evangelizar niños y jóvenes. Era también un trabajador incansable, que estudió la doctrina social de la Iglesia para defender los derechos de los trabajadores y mejorar las condiciones de trabajo de los obreros, en un momento histórico y un contexto social muy complejo.

"Aquel joven rubio era un valiente..."

…murió predicando, diciendo que me perdonaba y que rogaría a Dios porque también me perdonara. Casi me conmovió.”

— Palabras de un miembro del grupo que lo asesinó

Vida de Joan

1917-1936

Infancia

Joan nace en Barcelona en 1917. Es bautizado en la iglesia de la Inmaculada Concepción de Barcelona. Recibe la Primera Comunión a los 7 años. En 1927 ingresa en el colegio de los Escolapios de la calle Diputación para iniciar el bachillerato. Sin embargo, en 1934, toda la familia se traslada al Masnou y Joan debe dejar la escuela para ponerse a trabajar. El motivo es que su padre sufre un grave problema económico y queda prácticamente arruinado. Es un golpe duro para la familia y para él, que ve truncadas sus ilusiones de futuro.

Vida de Fe

Es en El Masnou donde Joan comienza a vivir a fondo su fe, su relación con Dios. A pesar de trabajar durante el día en Barcelona y estudiar por las noches, no deja de ir a misa ningún día, y también pasa largos ratos rezando en la capilla. Empieza a dar catequesis a los niños de la parroquia de Sant Pere del Masnou y se integra en la Federació de Joves Cristians de Catalunya, donde encuentra una comunidad y una misión: llevar a Jesús a los demás.

Llama de amor a Dios

Todos empiezan a ver en aquel joven rubio algo especial. Y es que dentro de Joan arde la llama de amor a Dios y a sus hermanos, que se desborda en un gran deseo evangelizador y de mejora de las condiciones de vida de sus hermanos más desfavorecidos. Estudia la doctrina social de la Iglesia para encarnarla y difundirla, convencido de que es el único camino válido para combatir la desigualdad social y promover la dignidad de todas las personas.

Persecución

En 1936 estalla la Guerra Civil española, que lleva a la quema generalizada de iglesias y la persecución hasta la muerte de religiosos, sacerdotes y "cristianos de misa". Joan queda desolado al no poder evitar la quema de la iglesia de Sant Pere. A pesar de Ia situación, decide no esconderse y seguir trabajando para mantener a su familia. Cada día se expone yendo y viniendo en tren y recibiendo la eucaristía a escondidas.

“God is with me”

El 11 de septiembre su director espiritual, Mn. Pere Llumà, le confía la eucaristía para que pueda llevar la comunión a algunos vecinos del Masnou y "por lo que pueda pasar". Aquella misma noche es apresado y asesinado, no sin antes consumir el Cuerpo de Cristo, que le da la fuerza para perdonar a sus verdugos y afrontar con serenidad el martirio. Las últimas palabras a su madre, de origen inglés, son "God is with me", con una sonrisa en los labios.

La família Roig i Diggle. D'esquerra a dreta: Maud (la mare) amb Mª Lourdes, Ramón (el pare), Beatriz i en Joan.

Casa dels Roig i Diggle a Barcelona, on van viure fins el 1934.

Parròquia de Sant Pere de Masnou on en Joan assistia a missa diàriament.

Próximos Eventos